El profesor de Técnica Alexander en ningún caso pretende substituir a un médico, simplemente porqué la técnica es una disciplina con virtudes preventivas y terapéuticas, y no es en ningún caso una terapia.

No obstante, según mi experiencia y la de los alumnos, es una técnica de auto-ayuda muy eficiente, tanto a nivel psíquico como físico, muy poderosa para ayudar a personas de todo tipo, sanas o en proceso de curación de enfermedades.

Mi propósito es acompañar al alumno durante el proceso de aprendizaje, dándole el soporte y la confianza necesarios para una buena integración de los principios de la técnica, así como conseguir que pueda ganar en autonomía y ayudarse a sí mismo.

Durante la clase individual, que dura 45 minutos aproximadamente, pediré al alumno su colaboración y su atención sobre las instrucciones verbales y manuales que le iré indicando.

Poco a poco, durante este proceso de aprendizaje, que como todo aprendizaje requiere su tiempo, el alumno será cada vez  más consciente del uso que hace de su cuerpo, y podrá usar las herramientas practicadas en clase en todas sus actividades diarias.